El técnico francés sabe que cada vez tendrá más complicado contar con Nasri y Cesc, y quiere destinar alrededor de 45 millones de euros en reforzarse con dos jugadores del Madrid.

Arsene Wenger ya tienen pensados qué dos nombres son innegociables en el capítulo de incorporaciones si finalmente dos de los jugadores más importantes de la plantilla gunner, Cesc Fábregas (que llegará al Barcelona en la tercera ofensiva culé por él) y Samir Nasri, que ha atraído la atención del Manchester City de cara a preparar su asalto definitivo a la Premier League.

El precio por el que el Pirata podría abandonar el Bernabéu está establecido en unos catorce millones de euros, aunque desde el Arsenal les gustaría poder abaratar la operación teniendo en cuenta que el jugador no cuenta para Mourinho y está en el disparadero de salida.
El único problema que plantea la operación es que la nueva directiva de la UEFA obliga a los equipos a tener un determinado número de jugadores procedentes de la cantera: si en Madrid deciden hacer caja con Granero, algún jugador procedente del Castilla deberá suplir su lugar en la lista para la Champions League

Anuncios